Themes

Philosophy & Mission

Los cuatro pilares de la educación adventista (Parte 1)

Muchos educadores y filósofos han opinado sobre cuáles deben ser los pilares de la educación. ¿Cuáles son los pilares de la educación adventista? ¿Qué dice la Biblia sobre este tema?

Para Delors Jacques, (1994) los cuatro pilares de la educación tienen que ver con la enseñanza por competencias que hoy en día están muy en boga: Aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a vivir con los demás y aprender a ser. Así lo ratifica Antoni Zabala, y Laia Arnau Belmonte, (2014).

Schoolboy stands in front of the school door. Back to school.El modelo de la educación adventista recibe con agrado esos pilares del mundo secular; sin embargo, pretende proyectar su educación a un nivel más elevado. La metafísica y la epistemología cristianas destacan el papel central de la Biblia como la fuente más importante de la verdad y de todo conocimiento (Knight, 2002); por lo tanto, se considera
que el fundamento sólido de la educación es el temor a Jehová y el principio de la sabiduría expresado en Proverbios que enseña que Dios es la fuente de la sabiduría, el conocimiento y la inteligencia. Todos estos conceptos son relacionados con la verdadera educación de los hijos de Dios.

Con respecto a la base axiológica es interesante detenerse a meditar en el pensamiento de Elena de White en el que dice que por amor Dios creó el mundo. Por lo tanto, el amor es el fundamento de la creación y por ese mismo amor envío a su Hijo para morir por la raza caída para darle la redención (Juan 3:16). Además, el amor ha de ser el fundamento de la educación (White, 2013). George Knight (2007), señala a respecto lo siguiente:

“La base absoluta de la ética cristiana es Dios. No hay otro estándar o ley más allá de Dios. La ley, tal cual se refleja en las escrituras está basada en el carácter de Dios. Los atributos mayores de Dios, señalados tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo, son el amor y la justicia.”

La educación adventista destaca el principio bíblico antes mencionado. Elena de White dice que el verdadero conocimiento y desarrollo, en los ámbitos físico, mental y espiritual, tienen su origen en el conocimiento de Dios. De su pensamiento se derivan los pilares de la educación, que de igual manera se erigen sobre el fundamento del amor. Estos son: obediencia, dominio propio, respeto y reverencia. Por darles un orden se mencionan de esta manera pero todos tienen una relación muy estrecha entre ellos y van de la mano para lograr el fin último de la educación.

A continuación se tratará a cada uno por separado.

Referencias:

  1. (“Los cuatro pilares de la educación”, en La Educación encierra un tesoro. México: El Correo de la UNESCO, pp. 91-103. 1994).
  2. Zabala, Antoni y Laia Arnau (2014). Método para la enseñanza de las competencias. Editorial GRAO, Barcelona.
  3. Knight, George R. (2007). Filosofía y Educación: Una introducción a la perspectiva cristiana. APIA, Colombia.
  4. White, Elena G. de (1983). Patriarcas y Profetas. Pacific Press Publishing Association, México.
  5. White, Elena G. de (1988). Conducción del Niño. Pacific Press Publishing Association. México.
  6. White, Elena G. de (1988). La Educación. Pacific Press Publishing Association. México.

    Nota: Artículo escrito y publicado en Español  

Lorenzo Tello

Lorenzo Tello

Me formé en la Escuela Normal como profesor de Educación Primaria y la Licenciatura en Ciencias de la Educación con especialidad en Lengua y Literatura Española, ambas carreras en la Univerdidad de Montemorelos. Tengo estudios de posgrado en Lingüística Hispánica en la Universidad Nacional Autónoma de México. He enseñado en la escuela primaria, secundaria y preparatoria en varias escuelas de la organización de la Iglesia Adventista de Méxixo;así como, en el nivel universitario y en el posgrado en educación en la Universidad de Navojoa y de la Universidad de de Montemorelos. Cumplí funciones directivas en todos los niveles. Actualmente estoy entrando al plan de jubilación que la Iglesia tiene; trabajé 43 años por la gracias de Dios y mi última función fue la dirección de la Facultad de Educación de la Universidad de Montemorelos.
Lorenzo Tello

Leave a Comment

We welcome and encourage constructive, respectful and relevant comments. We reserve the right to approve comments and will not be able to respond to inquiries about deleted comments. By commenting, you agree to our comment guidelines.

Your email address will not be published. Required fields are marked *